SIN CODIFICAR

Desde su primer programa he sido la voz de Sin Codificar. El ciclo, que nació en América y luego de 5 años pasó a Telefé. Sin Codificar se ha convertido en uno de los clásicos de los domingos. Además he aportado mis voces y personajes en segmentos específicos.

Sin dudas Sin Codificar ha sido el lugar donde me he formado como humorista en la televisión, con un grupo de comediantes que admiraba de chico y con los que pude compartir tantos momentos.

En cuanto a mi trabajo he tenido siempre la libertad de desarrollar el perfil de narrador/comentarista de todos lo que ha pasado, creando frases que fueron adoptadas rapidamente por la audiencia y que se convirtieron en marca registrada del programa.