Desde 2008 hasta la actualidad, fui la voz de Sin Codificar. El ciclo, que nació en América y luego de 5 años pasó a Telefé. Sin Codificar fue un clásico de los domingos. Allí trabajé como locutor y también aporté mis voces y personajes en segmentos específicos.